Los privilegios salariales de que gozan funcionarios y empleados de ciertas categorías han dado lugar a desigualdades y, además, profundizan el hoyo fiscal del país. Uno de los ejemplos más puntuales de esta situación es el del Banco Central de Honduras.
En esta institución la brecha es tal que los directores reciben pagos hasta 300 por ciento por encima de lo que devengan la mayoría de los técnicos de la institución.
Fuentes consultadas por HRN revelaron que los burócratas que prestan sus servicios en la institución en los cargos de cúpula tienen ingresos mensuales entre 250,000 y 270,000 lempiras, en tanto que personal que se desempeñan en plazas técnicas tienen una remuneración que, en promedio, puede andar entre 60,000 y 80,000 lempiras.

Compartir

Por ALSACIAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.